Secretos de fotógrafo V. El retrato I.

Más allá de la técnica fotográfica, los fotógrafos entrenamos habilidades que nos ayudan a expresarnos. No he leído mucho sobre ellos por lo que te voy a traer de vez en cuando, algunos de esos secretos en los que basamos la mayoría de nuestras imágenes.

Primera parte. La fotogenia.

Hay tantas definiciones de ‘retrato’ que, si nos queremos quedar solo con una, sin duda nos equivocaremos. El retrato es una de esas cosas cuyo concepto tenemos todos en la mente, aunque no tengamos presente una definición académica. ¿Has intentado alguna vez definir con lo que sabes, sin buscarlo, qué es una ‘piedra’? Compara tu definición con las entradas de diccionarios y enciclopedias y asómbrate. Pues con el retrato pasa igual, todos sabemos lo que es, pero definirlo es muy difícil.

En mi opinión, lo que importa de verdad no es el convenio sobre el significado de la palabra, sino la idea que la soporta. Además, es un concepto que ha cambiado mucho a lo largo de la historia por lo que no voy a dedicarle más tiempo a definirlo de manera inequívoca. Ya me conoces, me importan un bledo los dogmas.

Casi todos convendremos en que este es un retrato fotográfico:

Angélica

Angélica

Tiene pelo, ojos, cejas, labios, pómulos,… Vamos, que una de las cosas que tiene un retrato es una cara. Y además, solo la cara: no aparecen manos, cuerpo, piernas, atrezzo, ambiente, etc. Sin duda es un retrato, pero este tipo de retratos no son los únicos que existen y, permíteme asegurar, no son los que más se acercan al objetivo de contar quién es alguien.

¿Quién es alguien? ¿En serio se puede enseñar en un retrato la complejidad de un ser humano? Pues en mi opinión no, desde luego que no. Pero cuando intentamos un retrato, lo que hacemos es usar lo físico para describir un apunte de la personalidad de alguien. Queremos que el retrato guste, primero al retratado y luego a los demás y, para eso es necesario generar empatía a partir de la comparación, es decir, que quienes vean la foto puedan pensar que ellos también hacen lo que sale en ella.

Gemma

Muchos de mis alumnos me miran incrédulos cuando les digo que la fotogenia no existe en realidad. Si entendemos por fotogenia esa habilidad de ‘salir siempre bien en foto‘.

Claudia

RealidadAumentada

Sería un error creer que la belleza de unos rasgos faciales concretos es el objetivo. Cuando retratamos a alguien, aspiramos a contar algo de cómo es esa persona en el plano emocional más que en el físico. Es la razón por la que la mayoría de los retratos muestran a personas sonriendo. Nadie sonríe igual que otro, somos únicos mostrando emociones.

Lasha

Por eso creo que la fotogenia entendida como la ‘habilidad’ de algunas personas de ‘salir siempre bien en foto’ no existe. La gente no ‘sale’ en las fotos, las fotografiamos; es decir, alguien dispara una cámara cuando cree que es el mejor momento, incluso cuando hablamos de ‘selfie’ o autorretrato. Lo que ocurre con esas personas que siempre salen bien, es que saben qué tipo de imágenes les gusta de ellas mismas, y cuando ven una cámara, reproducen esa pose con confianza. Esa es la clave de ‘salir bien’ en un retrato, confiar y gustarse.

Por supuesto que hay caras fascinantes desde el punto de vista estético hoy y ahora. En el tiempo en que escribo este artículo, lo que se lleva son rostros simétricos, angulosos, estilizados, labios gruesos, cejas finas, piel luminosa sin manchas, nariz pequeña, etc. Pero no siempre ha sido así la moda o el ideal de belleza, hay retratos de otras épocas, con otras características, considerados en esos momentos como belleza, y que hoy no los valoraríamos de la misma manera. Echa un vistazo a este vídeo, te enseñará algunas de esas características que han cambiado a lo largo del tiempo:

Women’s Ideal Body Types Throughout History

Pero no solo el tiempo cambia los ideales de belleza. También la sociedad lo hace y en este vídeo puedes echar un vistazo a una reflexión sobre el ideal masculino y cómo cambia según la localización:

Men’s Standards Of Beauty Around The World

A modo de conclusión sobre la fotogenia, diría que no hay falta de fotogenia o facultad de salir bien en la foto, sino fotógrafo impaciente. Todos tenemos un ángulo bueno que produce una imagen estética agradable, y todos podemos mostrar en foto una emoción que provoque una opinión en el observador. Siempre será un trabajo en equipo fotógrafo/modelo.

Esther

RealidadAumentada

Personalmente, cuando me enfrento a un retrato como fotógrafo, lo que intento es fotografiar mi relación con la persona o personas retratadas.

Las tres

Me dan igual los aspectos concretos y físicos de una cara. Trato de comunicarme y observar la manera única que cada persona tiene de expresar algo: las cejas, los labios, las manos, el ángulo del mentón con respecto al pecho, si sonríe subiendo más un lado de la boca que otro, cómo arruga las aletas de la nariz al inspirar, la forma de tocarse el pelo, subirse las gafas, … Me inspira el sonido de su voz, las palabras que elige, cómo me ha dado la mano; las cosas únicas que pasan cuando dos personas se conocen como los equívocos, los nervios y, sobre todo, cómo sonríe.

Ana

Me defino como un fotógrafo de personas. Tanto si capturo imágenes con ellas o con las cosas que han hecho; en los espacios en los que les gustaría estar, o están, o han estado.

Lara y Zaira

Vale Pablo, pero ¿cómo haces tú todo eso que dices? Vaya, sabía que me lo preguntarías. Pues mira, la clave es el momento. Un retrato es un acto íntimo entre dos personas que produce una imagen que identifica ese momento entre los dos. He intentado hacer las cosas de otro modo, pero nunca me ha gustado el resultado, por eso yo centro mi trabajo cuando retrato, en que ese momento se produzca de manera controlada y tendente a producir esa imagen que nos guste a los dos. En el fondo, todo retrato es siempre, también, un autorretrato.

Pero este artículo es ya demasiado largo, te lo cuento en profundidad en el próximo.

Epílogo

El fotógrafo de retrato o mejor dicho, los retratos del fotógrafo que más me han gustado siempre y que me motivan a intentarlo yo es Richard Avedon. Toda su obra me cautiva y me seduce, y lo hará contigo también, búscalo y flipa.

Otros secretos de fotógrafo: Mirar para ver, Previsualización, Fotografía ombliguera, #LaFotoDeMiVida, El retrato II, El retrato III